Complacido con la radicación del proyecto de Ley “por medio de cual se eliminan las prácticas  taurinas en el Territorio Nacional y se dictan otras disposiciones”, se mostró el representante a la Cámara Arturo Yepes, calificando la iniciativa de afortunada, “al permitir liberar a las nuevas generaciones de ese espectáculo bárbaro que es aplaudir la tortura y la muerte de un toro”.

Destacó el dirigente conservador que “el mismo proyecto trae la solución a los inconvenientes que la gente había planteado y otorga seis (6) meses de transito para que las autoridades locales en equipo con el ministerio de Cultura y del Interior definan que reemplazará la fiesta brava en esos escenarios….. y adicionalmente como darle un ingreso a las familias que hasta hoy viven de actividades anexas a la tauromaquia.

Indicó “que en el Congreso aprobaremos con mucho entusiasmo ese proyecto de Ley”, para que desde el año entrante, nos liberemos “de la cultura de la tortura y de la muerte, para darle paso a la cultura de la vida”.

El proyecto en mención decreta:

Artículo 1º.  La presente Ley tiene como objetivo fortalecer la cultura ciudadana para la paz, respeto a la vida e integridad de los seres sintientes, eliminando las prácticas taurinas como una expresión de violencia y crueldad en espectáculos públicos.

 Artículo 2º. Elimínense las expresiones “rejoneo, corridas de toros, novilladas, becerradas y tientas” contenidas en el artículo 7º de la Ley 84 de 1989.

 Artículo 3º. Deróguese la Ley 916 de 2004 “Reglamento Nacional Taurino”,

 Artículo 4º. Las entidades territoriales con el apoyo del gobierno nacional tendrán un plazo de seis (6) meses a partir de la expedición de la presente ley, para presentar un plan de atención y una propuesta con nuevas actividades económicas y culturales si se requiere, para que las personas que se dedican a la actividad taurina, cuenten con programas de sustitución e integración laboral.

 Artículo 5º. La presente ley rige a partir de la fecha de su expedición y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.

Anexo: Audio y texto del documento

G.A.V.L.

Cipec